1970-1979

Llegan los ultracongelados

Publicidad de la Caja Roja de Nestlé

Publicidad de la Caja Roja de Nestlé

Edificio Nestlé, en Esplugues de Llobregat (Barcelona)

Edificio Nestlé, en Esplugues de Llobregat (Barcelona)

1970-1979

La década de los 70 dio comienzo con la llegada a España de los ultracongelados, un sector de gran futuro en una sociedad en la que el trabajo doméstico cada vez ocupaba menos tiempo en la vida de las mujeres. De esta forma, Nestlé apostaba una vez más por llevar a los consumidores un producto que permitía conservar el sabor, consistencia y valor nutritivo de los alimentos y que, al mismo tiempo, facilitaba su preparación en unos pocos minutos.

El lanzamiento inicial de la nueva gama se realizó a través de nueve productos elaborados a base de pescado. Más tarde se añadirían las verduras, las carnes y los platos preparados, que hoy constituyen el eje central de una oferta que desde 2000 se presenta ante los consumidores bajo la marca Maggi.

Los años setenta depararon también la incorporación plena a Nestlé de la sociedad francesa Chambourcy y las especialidades lácteas refrigeradas, postres, quesos frescos, mantequilla y yogures. Esta gama —comercializada primero como Chamburcy y, desde 1996, bajo la marca Nestlé—, lanzó después nuevas marcas como los flanes Flanby y las cremas con nata Dalky. La incorporación en España de la sociedad Massanés y Grau S.A. añadió a la oferta de Nestlé el queso Flor de Esgueva, una de sus referencias con más solera, y la de la S.A. de Industrias y Derivados Alimenticios trajo consigo la incorporación de Eko, un compuesto de cereales para tomar con leche.

En 1972 el sector del chocolate se enriqueció gracias a la Caja Roja, una nueva presentación para los bombones Nestlé que reunía calidad, buen gusto y sabor. De ese modo se conseguía que un producto hasta entonces considerado "de lujo" fuera para todos y pasara a consumirse por el placer de hacerlo. Desde entonces, Nestlé ha ido ofreciendo a los consumidores año tras año nuevos diseños de este ya emblemático envase.

Los alimentos infantiles, por su parte, continuaron su ritmo de crecimiento gracias a productos cada vez más perfeccionados y adaptados a las necesidades del bebé: en 1970 llegaron los Tarritos Nestlé, y más tarde, los zumos de frutas y las papillas de cereales —modernas sucesoras de la Harina Lacteada—, tratadas con un proceso de hidrolización enzimática que supuso un gran avance en el mundo de la nutrición infantil.

Nescafé tampoco fue ajeno a esta política de innovaciones. En 1971 incorporó a sus procesos de producción la liofilización, un sofisticado proceso que permitía garantizar la conservación de todo el aroma y el sabor original del café. Utilizada inicialmente para el lanzamiento de Nescafé Oro, se aplicaría años más tarde a nuevas referencias como Nescafé Solo o los selectos Nescafé Alta Rica y Puro Colombia. La década que cerró con otra novedad en el mercado español de cafés, la entrada de Nestlé en el sector del café en grano de la mano de Bonka en 1979.

Definitivamente, la empresa entraba en una nueva etapa de su historia y en 1976 estrenó sede en un edificio de nueva planta, situado en el municipio barcelonés de Esplugues de Llobregat. Apenas siete años más tarde, dio comienzo la construcción de una ampliación de aquellas instalaciones. Nestlé se preparaba para afrontar los retos del último tercio del siglo XX.

Momentos clave

  • 1970 Aparecen en el mercado los Tarritos Nestlé, procesados mediante hidrolización enzimática
  • 1971 Comienza la fabricación de los productos ultracongelados, actualmente en el mercado bajo la marca La Cocinera y Eko se incorpora a la gama de productos Nestlé
  • 1972 Nace un clásico y un importante hito en la historia de Nestlé: la Caja Roja, una nueva presentación para los bombones Nestlé. Además, se lanzan los productos refrigerados Nestlé
  • 1976 Nestlé tiene nueva sede. Está situada en Esplugues de Llobregat (Barcelona)
  • 1979 Nestlé entra en el mercado del café tostado con Bonka