Cómo mejorar el rendimiento de nuestros productos a lo largo de la cadena de valor

may 15, 2013
Claus Conzelmann  
Por Claus Conzelmann, Director Global de Seguridad, Salud y Sostenibilidad Medioambiental de Nestlé.

 

La cadena de producción alimentaria emplea un gran porcentaje de los recursos limitados de todo el mundo. Por este motivo, como compañía líder mundial en el sector de la alimentación y bebidas, reconocemos que nuestra situación, además de ofrecernos grandes oportunidades, exige también que asumamos grandes responsabilidades.

En Nestlé nuestro objetivo es producir productos que no solamente sean más sabrosos y sanos sino que además también sean respetuosos con el medio ambiente. Afrontamos este reto examinando cada una de las fases de producción, desde la granja hasta el tenedor, e identificando las áreas de mejora.

Hemos logrado ya progresos significativos, centrándonos inicialmente sobre todo en nuestras operaciones propias. Desde 2002, hemos reducido a la mitad nuestra explotación de los recursos hídricos y nuestras emisiones directas de gases invernadero (GHG) por cada tonelada de producto.

Esto ha sido posible porque durante la última década nos hemos ido marcando objetivos de mejora tangibles de los que pudiéramos responsabilizarnos.

Hemos implantado nuevas tecnologías, como el uso del poso de café usado como fuente limpia de energía renovable y sistemas de filtración avanzada para reciclar agua en nuestras fábricas, sobre todo en regiones que sufren escasez de agua.

El cambio hacia una energía más limpia

El cambio climático puede agravar grandes desafíos medioambientales como la disponibilidad de agua salubre, que a su vez afectarán directamente a la disponibilidad a largo plazo de las materias primas a partir de las que creamos nuestros productos.

En México tenemos un acuerdo con una compañía eólica que nos suministra hasta un 85% del total de electricidad consumida por nuestras fábricas en el país, y que en la actualidad se obtiene a partir de energía eólica. Nuestros cálculos prevén que esto reducirá el equivalente de emisiones de gases invernadero que generarían 39.000 automóviles pequeños en un año.

En Francia, en nuestras fábricas en Challerange, Rosières y Herta St Pol hemos instalado calderas de leña que emplean madera procedente de bosques certificados. La fábrica de Challerange cubre el 96% de sus necesidades de combustible con su caldera, con lo cual ahorra unas 8.000 toneladas de CO2 al año.

En total, estas tres calderas reducirán una cuarta parte las emisiones anuales de CO2 de Nestlé Francia.

Un sistema de distribución más inteligente

Cada día transportamos más de 125.000 toneladas de productos Nestlé desde nuestras fábricas y centros de distribución hasta nuestros consumidores.

Hemos constatado que el hecho de planificar las rutas de un modo más inteligente y optar por métodos de transporte alternativos puede tener un impacto positivo considerable en las emisiones de gases invernadero, la contaminación acústica y la congestión de las carreteras.

En Polonia, el año pasado logramos disminuir las emisiones de gases invernadero un 20% simplemente reubicando uno de nuestros centros de distribución. El cambio también permitió reducir en un 25% los costes de distribución y recortar 60 Km de cada ruta de entrega doméstica.

En 2011 logramos una reducción de más de 5.000 toneladas de emisiones de CO2 en toda Europa, al pasar del transporte de larga distancia por carretera a los envíos por tren o el transporte marítimo de corta distancia.

Optimizar los embalajes

Cero residuos no reciclables

Cero residuos no reciclables: Proceso de separación de residuos en la fabrica de Nestlé en York, UK.

En el Reino Unido, esperamos reducir a la mitad el número de camiones utilizados para distribuir Nescafé, gracias a la introducción en el mercado de los nuevos packs ultraligeros de recambios de café.

Los nuevos packs están hechos de una combinación de papel de aluminio y papel film. Usan más de un tercio menos de materiales de embalaje que antes, pero contienen la misma cantidad de café.

Esto significa que podemos doblar el volumen de packs de café en cada palé, y utilizar así menos camiones con el objetivo final de reducir en más de un tercio las emisiones de gases invernadero derivadas de la distribución del producto.

Los nuevos packs también requieren menos agua y energía para su fabricación, en comparación con los packs de recambios comercializados anteriormente. Gracias a su tamaño compacto, a los distribuidores les resulta más sencillo apilarlos en las estanterías y los compradores lo tienen más fácil para llevárselos a casa y almacenarlos.

Eliminar los residuos

Reducir la cantidad de residuos ayuda a conservar los recursos naturales. Desde 2002, hemos reducido la cantidad de residuos que generamos en nuestras fábricas hasta casi la mitad por cada tonelada de producto. El año pasado, 39 de nuestras fábricas alcanzaron el nivel cero de residuos no reciclables.

Las fábricas procesan los subproductos del proceso de fabricación para su uso como alimento para animales de granja, para compostaje o para generar biogás. Nuestros contratistas procesan los metales, plásticos, papeles, latas y cartones sobrantes para convertirlos en materias primas que pueden usarse para nuevos propósitos.

Más arriba en la cadena de valores, formamos a los agricultores para mejorar la calidad y los métodos de almacenaje de los cultivos con el objetivo de reducir pérdidas en la fase agrícola y tras la cosecha, y para promover prácticas agrícolas más sostenibles en general.

Ayuda a los consumidores

Leña procedente de bosques certificados

ENERGÍA MÁS LIMPIA: calderas que emplean madera procedente de bosques certificados.

Al mismo tiempo ayudamos a los consumidores a mejorar su propio impacto medioambiental, por ejemplo reduciendo la cantidad de alimentos que tiran, ofreciéndoles varias opciones en cuanto al tamaño de las raciones, especificando más claramente cuáles son las raciones recomendadas y suministrándoles instrucciones detalladas de preparación.

Por ejemplo, ¿sabías que el hecho de hervir el agua para una taza de Nescafé es el paso que consume mayor cantidad de recursos en toda la cadena de valor?

Mucha gente tiende a hervir más agua de la necesaria. Individualmente puede parecer insignificante, pero si todas las 5.500 personas que preparan una taza de Nescafé cada segundo hirvieran la cantidad de agua correcta, ahorraríamos más energía que la que utilizan todas nuestras 27 fábricas de Nescafé.

Los análisis del el ciclo de vida de los productos que hemos llevado a cabo muestran que gracias a la eficiencia de nuestras máquinas de café industriales de última generación, para producir una taza de Nescafé empleamos solamente la mitad de recursos necesarios para producir una taza de café de filtro tradicional.

Nuestros compromisos

A pesar de que hemos hecho mucho por mejorar el rendimiento ecológico de nuestros productos, siempre se puede hacer más. Por eso compartimos públicamente por primera vez una serie de compromisos con la sociedad y la sostenibilidad medioambiental, que queremos hacer realidad en 2020 o antes.

Con la creencia de que todos los actores de la sociedad comparten la responsabilidad con el medio ambiente, nuestra política de empresa en materia de sostenibilidad medioambiental refleja nuestra determinación por asumir un papel principal en nuestra esfera de influencia. Es nuestra ambición que nuestros productos no solamente sean más sabrosos y saludables, sino que además sean también más respetuosos con el medio ambiente a lo largo de su cadena de valor.

Haciendo nuestros productos más sostenibles a nivel medioambiental les damos a los consumidores otro motivo más para elegirlos. Y lo que es más importante, es lo que hay que hacer.

Resultados de Nestlé España

En global, desde el año 2008 hasta el 2011, las fábricas españolas de Nestlé han disminuido en un 31,38% el consumo total de agua (m3 por tonelada de producto) y un 4,57% su consumo total de energía (GJ por tonelada de producto). Gracias al compromiso de Nestlé y a todas las acciones realizadas, Nestlé España ha disminuido desde 2008 hasta el 2012 el vertido de agua un 14,29% (toneladas de CO2 equivalentes por año) y un 36,90% los residuos (kg por tonelada de producto).