Volver a todas las historias
2 minutos (lectura estimada)

La industria consume gran cantidad de agua. Después de la agricultura, es la mayor usuaria de agua dulce del mundo. Cerca del 22% del agua se emplea en la industria, en comparación (pdf, 2 MB) con el 8% que se usa en nuestros hogares. Teniendo en cuenta esta realidad, ¿cómo podemos imaginar que una fábrica consuma “cero agua”?

Tecnología innovadora

Cuando se trata de reducir el uso de los recursos naturales, la respuesta suele estar en la innovación. Ese ha sido sin duda el caso de la planta de leche en polvo de Nestlé en Lagos de Moreno, México. Esta fábrica pionera, inaugurada en 2014, extrae el agua de la leche que procesa en lugar de obtenerla de una fuente de suministro exterior. Con este método, ahorra 1,6 millones de litros de agua anuales, es decir, cerca del 15% de todo el uso hídrico de Nestlé en México. Y la tecnología que ha conseguido transformar esta planta mexicana pronto servirá para ahorrar más agua en otros lugares.

En Brasil, dos fábricas han logrado el objetivo de cero agua y en 2018 entrarán en funcionamiento otras cuatro más. Hay planes parecidos previstos para instalaciones de Sudáfrica, India, Pakistán, China y California.

Un recurso valioso

El agua es un recurso muy valioso. Por ello, Nestlé se esfuerza por reducir su consumo en sus cinco plantas embotelladoras de agua y en las cuatro instalaciones de alimentación y cuidados para mascotas de este estado. También se han puesto en marcha las obras para transformar la planta lechera de la ciudad de Modesto. Al ser una instalación de “cero agua”, dejará de utilizar los recursos locales de agua dulce para sus operaciones. En 2018, cuando se concluya este proyecto de 7 millones de CHF, se podría ahorrar cerca de 286 millones de litros cada año.

En las fábricas de Nestlé de Bakersfield y Tulare, se consigue un ahorro anual de más de 98 millones de litros de agua gracias a medidas que podrían suponer una reducción de un 12 % de la captación absoluta de agua anual respecto a los niveles de 2014.

Las plantas embotelladoras de Nestlé Waters en California ahorrarán 208 millones de litros anuales, consiguiendo así una reducción de casi el 8% respecto a 2014. Y también se han iniciado los trabajos para implementar el estándar de Alliance for Water Stewardship en cada una de las fábricas.

Ahorro en tres pasos

Nestlé aplica un plan de tres fases para reducir el consumo de agua de sus fábricas en todo el mundo. En primer lugar, los profesionales buscan formas de optimizar los procesos actuales de fabricación para reducir el consumo de agua. En segundo lugar, se buscan oportunidades para reutilizar el agua ya usada. Y, en la tercera fase, se ponen en práctica métodos innovadores para extraer agua de las materias primas y reciclarla. La fábrica “cero agua” es un ejemplo de innovación en tres fases. Este plan ya se ha utilizado en más de 80 fábricas de todo el mundo y, desde 2010, ha permitido una reducción general del 25% en el uso del agua.

En el conjunto de la empresa, Nestlé cuenta con 516 proyectos de ahorro de agua en sus fábricas con los que se ahorran 3,7 millones de m3 de agua al año, es decir, el equivalente a 1.500 piscinas olímpicas.

La organización mundial de investigación World Resources Institute también colabora en el ahorro de agua de Nestlé asegurándose de que la gestión de agua resulta beneficiosa desde un punto de vista ambiental, social y económico.

Así, la innovación y una gestión minuciosa del agua han contribuido a que, en los últimos diez años, Nestlé haya reducido en un tercio su uso de agua. Pero este es un trabajo que no acaba aquí. La empresa revisa constantemente el uso que hace de los recursos y se compromete a continuar al frente de las iniciativas para aumentar la eficiencia y reducir todo tipo de residuos allí donde sea posible.