Nestlé, comprometida con la trazabilidad del aceite de palma que asegure la conservación de los bosques

oct 7, 2013
Campo de cereales

El compromiso de Nestlé contra la deforestación

En septiembre de 2013 alcanzamos nuestro objetivo de obtener el 100% de aceite de palma certificado por la RSPO, dos años antes del plazo fijado en nuestro compromiso público. Nuestro siguiente paso es alcanzar un 95% de aceite de palma de origen rastreable y un 70% procedente de suministro responsable en 2015.

Requisitos específicos del aceite de palma

Al imponer condiciones explícitas para las turberas y los bosques con elevadas reservas de carbono, vamos más allá de las exigencias de la RSPO y abordamos el problema de la deforestación y el conflicto social derivado de posibles disputas en relación con los derechos y la adquisición de tierras.

Mediante nuestros requisitos específicos para el aceite de palma y sus derivados exigimos a nuestros proveedores que obtengan el aceite de plantaciones que:

  • Cumplan todas las leyes y normativas locales;
  • No provengan de zonas declaradas de bosque natural desde noviembre de 2005;
  • Respeten el consentimiento libre, previo e informado de las comunidades locales e indígenas;
  • Respeten los bosques con gran valor de conservación;
  • Protejan las turberas y los bosques con elevadas reservas de carbono; y
  • Cumplan todos los principios y criterios de la RSPO.

Trazabilidad y control

Para poder garantizar que el aceite de palma que obtenemos no se asocia de ningún modo con la deforestación, debemos saber de dónde proviene. Por eso trabajamos con nuestros proveedores y nuestro partner The Forest Trust (TFT) con el objetivo de incrementar la trazabilidad y llevar a cabo evaluaciones sobre el terreno en base a nuestras Directrices para un Suministro Responsable.

Avalamos la RSPO como instrumento regulador del sector y aceptamos su certificación como una validación parcial del cumplimiento de nuestras Directrices para un Suministro Responsable (verificamos por separado las turberas y los bosques con elevadas reservas de carbono). Además de ello, aceptamos aceite rastreable procedente de pequeños agricultores y cultivadores que, a pesar de no cumplir todavía con todas las exigencias, se han marcado un plan de acción y fijado un plazo para respetar las condiciones de nuestras Directrices para un Suministro Responsable.

Sabemos que durante un período provisional, hasta que la trazabilidad sea factible para todas las cadenas de suministro -incluyendo a varios derivados del aceite de palma-, los certificados GreenPalm serán un factor determinante a la hora de acreditar a los productores de aceite de palma certificado como sostenible.

Desde que empezamos a trabajar con la trazabilidad del aceite de palma en 2010, tratamos directamente con los proveedores responsables del 80% de nuestro volumen de aceite de palma.

En 2014 creamos, dirigimos y desplegamos nuestra Declaración de Trazabilidad (TDD, por sus siglas en inglés), un documento que los proveedores deben cumplimentar trimestralmente para declarar la cadena de suministro de nuestros productos. Éste permite un nivel sin precedentes de transparencia y facilita la comunicación con los proveedores.

Al final de 2014 habíamos conseguido:

  • el 82 % (en 2013, el 51 %) de nuestro volumen global (445.000 toneladas) permitía un seguimiento hasta al menos la planta de procesado en el país de origen, frente al objetivo anual del 90 % (el 13 % se podía seguir hasta la plantación), y
  • el 32 % (en 2013, el 19 %) se obtuvo de acuerdo con nuestra Guía de Suministro Responsable (objetivo anual: 50 %); esto significa que se puede trazar su cadena hasta una plantación que o bien cumple nuestros estándares (11 % de aceite "conforme con nuestros criterios") o bien está integrado en un plan de mejora continua (21 % de aceite "en plan de mejora").

  • Consulta toda la información sobre nuestros progresos en la materia mediante este enlace