1950-1959

El café soluble y los concursos radiofónicos

Primeros envases de café soluble Nescafé

Primeros envases de café soluble Nescafé

Álbum de cromos asociado a chocolates Nestlé

Álbum de cromos asociado a chocolates Nestlé

1950-1959

Poco a poco la economía española iba dando muestras de una ligera mejoría y con la llegada de la nueva década aparecen las primeras medidas liberalizadoras. Sin embargo los años de racionamiento y las restricciones a la importación de materias primas habían hecho mella en algunos de los productos estratégicos de Nestlé. En consecuencia la compañía se enfrentaba a un difícil reto el día en que la prensa anunció a los consumidores la noticia de que La Lechera había vuelto y que el producto, ahora en envase de vidrio por la escasez de hojalata, podía por fin "adquirirse libremente en todos los comercios".

Muy pronto la leche condensada iba a encontrar en Nescafé un poderoso aliado para su recuperación. El nuevo producto llegaría procedente de una reciente invención surgida de los laboratorios de Vevey.

En 1930 el Instituto Brasileño del Café solicitó ayuda a Nestlé para el desarrollo de unos "cubitos de café" que pudieran disolverse fácilmente en agua caliente, pero manteniendo todo el aroma del producto. Así, Brasil esperaba encontrar una solución a los excedentes de su producción cafetera, evitando a su vez la caída de precios en el mercado internacional.

En la primavera de 1937, Nestlé dio con la fórmula adecuada, aunque en forma de polvo soluble: había nacido Nescafé. Nestlé había conseguido escribir un nuevo capítulo en la historia de la alimentación con el desarrollo del primer café soluble e instantáneo del mundo. Las limitaciones de la producción inicial y la proximidad de la Segunda Guerra Mundial condicionaron el lanzamiento inicial del producto. En particular, España tuvo que esperar más de quince años para que llegara a sus hogares.

Nescafé comenzó a fabricarse en La Penilla en 1945, pero con destino exclusivo a Marruecos y las colonias españolas en África. Esta restrictiva situación se mantuvo hasta 1954, momento a partir del cual Nescafé y La Lechera formaron una perfecta combinación que supo llegar a todos los hogares españoles, sobre todo a través de las ondas radiofónicas.

Protagonista de la vida española en este período de recuperación, la radio se convirtió en una poderosa aliada para Nestlé. Gracias a ella alcanzarían una extraordinaria difusión los Grandes Concursos de La Lechera de 1952 y 1955 —iniciativas pensadas para apoyar el regreso del producto al mercado—, mientras que el nombre de Nestlé patrocinó programas tan conocidos como La baraja musical, Vosotras, Teatro Breve o Café y Concierto. A mediados de esta década, regresa una de las promociones más entrañables, los álbumes de cromos que, asociados a los chocolates, habían comenzado a editarse en 1929.

Momentos clave

  • 1954 Empieza la producción del primer bote del café soluble más clásico, Nescafé