Nestlé, 150 años comprometida con la nutrición

Volver al listado de comunicados de prensaEsplugues de Llobregat,ene 28, 2016

 

En el origen de la compañía está Henri Nestlé, nacido en la ciudad alemana de Frankfurt el 10 de agosto de 1814. Con 29 años se trasladó a Suiza y se instaló como comerciante en la pequeña localidad de Vevey.

Emprendedor y apasionado por la investigación, Henri Nestlé comenzó a preocuparse por elaborar un producto alimenticio que ayudara a combatir la altísima mortalidad infantil de la época: en Suiza, uno de cada cinco niños fallecía antes de cumplir el primer año de edad. Después de muchas pruebas, consiguió una fórmula compuesta de leche, azúcar y harina de trigo, a la que bautizó como Harina Lacteada.

En 1866, un médico amigo de Nestlé puso en sus manos un recién nacido prematuro que rechazaba la leche de su madre y cualquier otro alimento. El pequeño aceptó de buen grado la papilla que se le ofrecía y meses después se había convertido en un vigoroso y saludable niño gracias a aquel milagroso preparado.

El éxito de la Harina Lacteada se propaga rápidamente y Henri Nestlé, con espíritu de auténtico pionero, pone en marcha el que sería un próspero negocio, al que, inspirándose en el significado de su apellido en alemán, dota de un emblema, un nido, que ha ido simplificando su diseño con el paso de los años pero sigue siendo el logo de la compañía.

Su iniciativa, que sirvió para salvar la vida de muchos bebés de la época, ha sido el modelo que ha inspirado el nacimiento de todos los productos que Nestlé ha aportado al mercado alimentario a lo largo de 150 años, que constituyen la mejor prueba de la capacidad de la compañía de conocer y anticiparse a las necesidades cambiantes de los consumidores.

Hoy se consumen más de 1.000 millones de raciones de productos Nestlé al día en todo el mundo. La compañía opera en 197 países y emplea a casi 340.000 personas. Aunque queda ya lejos el pequeño negocio que Henri Nestlé fundó en Vevey, Nestlé sigue manteniendo intactos sus valores, su famoso logo y su sede central en la misma ciudad que la vio nacer.

Expansión en la era industrial

También en 1866 la Anglo-Swiss Condensed Milk Company lanzó la primera leche condensada de Europa, otro producto que prestó un gran servicio a la sociedad de la época por sus especiales propiedades de conservación. En 1905, Anglo-Swiss se fusionó con la compañía de Nestlé dando lugar a la Nestlé & Anglo-Swiss Milk Company. Nestlé aportó a la nueva empresa 9 centros de producción, cuatro en Suiza y cinco en el extranjero, incluyendo la recién inaugurada fábrica de La Penilla de Cayón, en España.

El éxito de la compañía se debió en buena parte a la inversión llevada a cabo para crear productos alimenticios basados en el conocimiento científico y para la puesta en marcha de modernas fábricas que permitían producir de manera eficiente. El ferrocarril y la navegación a vapor dieron acceso a Nestlé & Anglo-Swiss a nuevos mercados de todo el mundo y la compañía utilizó los modernos medios publicitarios de la época —periódicos, revistas, vallas publicitarias, etc.— para dar a conocer a los consumidores las cualidades de sus productos: nutrición, calidad, seguridad, disponibilidad y sabor. Es un modelo de éxito que actualizado aún se aplica hoy en día.

La practicidad, un valor en alza

Otro beneficio de los productos Nestlé siempre ha sido su facilidad de preparación, hecho que se convirtió en especialmente relevante después de la Segunda Guerra Mundial, cuando muchas mujeres empezaron a incorporarse al mercado laboral y la sociedad demandaba productos de fácil preparación.

En 1938, ya se podía «comenzar el día con un NESCAFÉ», el primer café instantáneo del mundo que permitía disfrutar de todo el sabor del café añadiendo sólo agua caliente. En 1948, llegó NESQUIK, un cacao en polvo que se disuelve fácilmente en leche fría.

Y en 1957, las familias podían terminar el día con pasta MAGGI, platos preparados que se vendían en latas y que tuvieron una gran aceptación. Las conservas no eran nuevas, pero los platos preparados en lata sí lo eran y constituyeron un segmento de rápido crecimiento para Nestlé. Estos alimentos tenían una larga vida útil, eran fáciles de preparar y podían disfrutarse incluso en frío. Estos productos contribuyeron, sin duda, a dar forma a nuestros actuales hábitos de consumo.

Desde la década de 1960, también se puede disfrutar de la comodidad que brindan los alimentos congelados y los helados, mercados en los que la compañía entró coincidiendo con la llegada a los hogares de los frigoríficos y congeladores domésticos.

En 1986, Nestlé fue un paso más allá mediante la invención del café en cápsulas NESPRESSO, otra revolucionaria innovación de la compañía que cambió la forma en que hoy disfrutamos de un café de gran calidad, acercándonos al concepto placer, una emoción fuertemente asociada con el chocolate. Nestlé entró por primera vez en el negocio del chocolate en 1904 cuando empezó a ocuparse de las exportaciones de PETER & KOHLER, a las que, con el paso del tiempo se irían incorporando nuevas marcas como CAILLER y, más recientemente, KITKAT.

Nutrición personalizada: el futuro de la alimentación

Hoy Nestlé abarca una amplia gama de productos que incluye bebidas, aguas, productos lácteos, chocolates, alimentos para mascotas e incluso especialidades para el cuidado de la piel. En 2011, la compañía amplió su visión de la alimentación mediante la creación de Nestlé Health Science, una compañía nacida con el objetivo de desarrollar especialidades diseñadas para mejorar la salud de personas con necesidades nutricionales específicas o promover un envejecimiento saludable, por poner algunos ejemplos.

Estas innovaciones ayudarán a Nestlé ante los desafíos globales de la desnutrición, crecimiento y envejecimiento de la población y la obesidad. Esa misma pasión por la nutrición sustenta el compromiso de mejorar el perfil nutricional de los productos mediante la reducción de sal, azúcar y grasas saturadas, y el aporte de vitaminas, minerales, verduras y cereales integrales.

Hoy, la compañía se mantiene fiel a su voluntad de prosperar a largo plazo mediante la creación de valor no sólo para los accionistas sino también para las comunidades en las que opera y la sociedad en general. Es el modelo de responsabilidad social por el que ha optado Nestlé y que denomina Creación de Valor Compartido, una visión que entronca con los valores de Henri Nestlé 150 años después de que la compañía iniciara su andadura.

Nestlé en España

Se cumplen ahora 111 años de la implantación de Nestlé en España, concretamente en La Penilla de Cayón (Cantabria), donde instaló la fábrica de la que salió el primer bote de Harina Lacteada Nestlé en la primavera de 1905.

A aquel primer producto le siguieron otros igualmente ligados a la historia de la alimentación en España, como la leche condensada LA LECHERA (1910), los chocolates NESTLÉ (1929), la famosa leche en polvo PELARGÓN (1944), que marcó a toda una generación, o el café soluble NESCAFÉ, un revolucionario invento materializado en el centro de investigación de Nestlé en Suiza y que llegó al mercado español en 1954.

En la década de los 60 del siglo pasado, llegarían al mercado español los productos culinarios MAGGI, los helados y el café soluble descafeinado NESCAFÉ, otro avance fruto de la investigación desarrollada por Nestlé, y los productos refrigerados. En 1966, Nestlé crea una línea de especialidades y formatos específicamente diseñados para restauración y colectividades.

En los años 70, los productos ultracongelados y los refrigerados se incorporan a la ya amplia oferta de Nestlé. Y en los 80, los cereales para el desayuno, las salsas de tomate SOLÍS, las recetas de LITORAL y los alimentos para mascotas. A finales de la década, se produce la incorporación de las pastas y salsas frescas BUITONI, y de KITKAT.

En 1992, Nestlé entra en el mercado español de aguas embotelladas, con marcas locales como VILADRAU, además de las marcas globales. Y a finales de los 90 llega NESPRESSO, el café en cápsulas que rápidamente se convierte en un referente para los consumidores españoles.

Con la llegada del nuevo milenio, Nestlé incorpora a su oferta una gama de especialidades para personas con necesidades nutricionales específicas. Con esta aportación, la compañía que comenzó su andadura elaborando un único producto, una papilla para lactantes, se convierte en una empresa de alimentación en el más amplio sentido y alcance del término, una empresa que no sólo ofrece productos adecuados para todos los momentos de consumo sino también para todas las etapas de la vida.

En 2007, tuvo lugar el lanzamiento de la gran innovación de la última década: NESCAFÉ Dolce Gusto, un nuevo sistema de bebidas en cápsulas monodosis que revolucionó el mercado llevando el concepto «coffee shop» al hogar y que supuso la creación de una nueva categoría en el punto de venta.

Nestlé cuenta hoy en España con un equipo humano de más de 5.500 personas y tiene 11 centros de producción distribuidos en seis Comunidades Autónomas. El 44% del total de la producción española se destina a la exportación, principalmente a países de Europa. Nestlé lidera el mercado alimentario español con una amplia gama de productos: alimentos infantiles, lácteos, chocolates, cafés y bebidas a base de cereales, culinarios, cereales para el desayuno, helados, ultracongelados, aguas minerales y especialidades de nutrición clínica. Tiene también una importante presencia en el mercado de alimentos y cuidados para mascotas.

Imágenes:

Descarga esta nota de prensa en formato PDF