Nestlé investiga para conseguir probióticos más eficaces

nov 24, 2015

 

Por vez primera, los científicos de Nestlé han conseguido mostrar el mecanismo por el que algunos probióticos tratados con calor actúan sobre las células y pueden llegar a proporcionar un mejor equilibrio al sistema inmunitario que sus equivalentes «vivos», en un trabajo que podría ayudar a los investigadores a desarrollar productos probióticos más eficaces y con un período de validez más amplio, como por ejemplo leches infantiles y bebidas.

Los probióticos son bacterias esenciales para la salud del sistema inmunitario, pero en su mayor parte se usan en los alimentos en forma «viva». Al tratar los probióticos con calor se impide que se repliquen. La investigación de Nestlé se centra en conocer si después de recibir este tratamiento todavía son beneficiosos para la salud.

En el nuevo estudio de Nestlé, publicado en la revista Journal of Allergy and Clinical Immunology, se explica cómo las formas «vivas» y las tratadas con calor de la cepa probiótica Lactobacillus paracasei NCC 2461 afectan a las células inmunitarias a través de medios epigenéticos: la manera en la que los genes se expresan como resultado de nuestro entorno.

Los científicos han descubierto que, aunque ambas formas del probiótico incrementan la producción de interleucina-10 (IL-10), una proteína vital para la salud de nuestro sistema inmunitario, la forma tratada con calor resulta más eficaz.

Actualmente se emplea una cepa patentada por Nestlé, denominada NCC 2461, en productos como la leche fermentada Chamyto, en Brasil, la fórmula infantil Cerelac, en Chile y la fórmula nutricional Nutren Optimum.

Lea más en NutraIngredients: Científicos de Nestlé descubren que los probióticos “zombi” pueden reforzar la inmunidad.